Principal

π y e están en la Biblia - Apéndice 3 - Fuentes y Notas

Home

π y e están en la Biblia - Apéndice 3 - Fuentes y Notas

A3.1) Citas bíblicas

Para todas las citas bíblicas utilicé la traducción al español Reina Valera 1960.

 

A3.2) ¿Quién descubrió que e y π están en la Biblia?

No sé quién descubrió que e y π están en la Biblia. Lo atribuyo en principio al Dr. Peter Bluer, PhD, porque es leyendo sus trabajos que conocí el resultado. Sin embargo, no puedo asegurar si él fue quien lo descubrió o si simplemente cita los hallazgos de alguien más.

Él lo menciona como parte de una serie asombrosa de estudios a propósito de la Gematría bíblica que publica en su sitio web: Biblemaths

Se puede consultar por ejemplo en forma gratuita un extracto de uno de sus libros aquí: 373 - A proof set in stone PDF

Como observará el lector, sus hallazgos son múltiples, y el caso e y π no es más que uno entre tantos. Decidí escribir este artículo porque me pareció el caso más elocuente de todos, no por su alta probabilidad, sino por la sencillez y contundencia del mismo, lo cual permitiría escribir un artículo relativamente convincente si se tomaban en cuenta los aspectos históricos, bíblicos y probabilísticos relevantes para el mismo.

 

A3.3) Fuentes y lecturas recomendadas

En primer lugar, el lector interesado debería comenzar por leer la Biblia (versión Reina Valera en español, de ser posible).

Buenos sitios web donde se pueden encontrar todas las traducciones importantes de la Biblia a varios idiomas, incluyendo ediciones interlineares que permiten leer el texto original hebreo o griego en paralelo a su traducción inglesa, son, entre otros: BibleHub o BibleGateway. También hay una buena versión online en: Iglesia.net

Respecto al alfabeto hebreo y griego, y a información sobre la Gematría en general, remito al lector a los links mencionados en los Apéndices 1 y 2.

En cuanto a estudios específicos de Gematria bíblica, se puede consultar:

En todos los casos anteriores, no olvide el lector la advertencia de tener cuidado al estudiar la Gematría. Es mucho más seguro y prudente, sobre todo para quien no tiene una sólida base bíblica, comenzar por leer y estudiar el texto bíblico mismo. La Gematría no es un juego de acertijos matemáticos para probar el propio ingenio descubriendo nuevos resultados, y quien la tome de este modo, indefectiblemente habrá caído en las garras del diablo. ¿El motivo? Su orgullo.